Berta: «Aquí cada minuto cuenta»